Cómo vivir cuatro años con una bomba de relojería en el cuerpo

Al placentino Tomás Montes le diagnosticaron en 2010 un aneurisma de aorta y por un error administrativo lleva cuatro años pese a la gravedad de la dolencia

Aunque ha sido vuelto a citar para repetir las pruebas, ha denunciado al defensor del paciente su caso

si_233

 

Vive con  una bomba de relojería en el interior de su cuerpo y teme que pueda activarse en cualquier momento. Sería fatal. Es la espada de Damocles  con la que convive a diario. El placentino Tomás Montes padece  un aneurisma de aorta abodminal y lleva años desesperando a ser intervenido.

Desde que en 2010 le fuera diagnosticado en el hospital de Plasencia, a raíz de ‘un ictus  en un ojo’, explica y derivado a la Unidad de Cirugía Cardiovascular del Hospital de Cáceres, para practicarle nuevas pruebas. Allí le fue ratificada la dolencia y ordenaron más exploraciones,  que no llegaron hasta un año después, por la demora de la lista de espera para realizar los TC.

No fue esto lo peor sino las posteriores dilaciones que hacen que  la consulta con el cirujano no llegara hasta 2012 y que nuevas pruebas  se lleven a cabo en julio de 2013, con la recomendación  facultativa de que mejor no irse de vacaciones porque igual le llamaban  en el verano del año pasado para intervenirle y desactivar la bomba de relojería que lleva dentro.

En agosto, llega a firmar la autorización para la operación y le ponen fecha para primeros de ese año, pero un error administrativo, explica el  afectado, da al traste con  los planes y le demoran la operación. Nueva espera y  vuelta a empezar con más pruebas, le han levado a final de mayo pasado a presentar una reclamación ante el defensor del paciente. La historia tiene tela para cortar unas cuantas batas sanitarias y la resume perfectamente el enfermo en el escrito enviado al defensor del paciente. Dice así:

DEFENSOR DE LOS USUARIOS DEL SISTEMA SANITARIO PUBLICO DE EXTEMADURA

“En mayo del año 2010 y como consecuencia de un ictus en el ojo tuve que ser ingresado en el hospital Virgen del Puerto de Plasencia, allí se me diagnosticó por medio de la doctora Cruz que padecía un aneurisma en la aorta, mandándome hacer una ecografía , como vio que podía ser una cosa seria, me derivó a la unidad de cirugía cardiovascular del hospital San Pedro de Alcántara, donde confirmaron esta situación. (Estamos en el año 2010 ) el cirujano cardiovascular me manda hacer un tac tardando cerca de un año en citarme.

Varios meses después nueva cita con el cirujano (nos metimos en el año 2012 ) en el tac se detecta un estrechamiento en una vena renal, haciéndome una arteriografía en julio del 2013 y recomendándome que no me fuera de vacaciones pues posiblemente me llamarían de un día para otro para desactivar según ellos la bomba que llevo dentro Se me cita para revisión el día 14 de Agosto donde, por fin, se decide el cirujano cardiovascular a hacer la intervención del aneurisma haciendo firmar el documento para la autorización.

La cita para la pre anestesia me la dan para el día 16 de enero, por un error administrativo me la tienen que reprogramar de nuevo para el día 26 de febrero, de nuevo me envían al cardiólogo en Plasencia, teniendo que acudir otra vez a la anestesista el día 2 de mayo, la última prueba de pre anestesia se me hizo  el día 24 de febrero.

Por ello acogiéndome a la ley 1/2005, de 24 de junio de tiempo de respuesta en la atención sanitaria. Solicito acepte esta mi reclamación al haber superado con creces  el tiempo de respuesta.

Lo que firmo en Plasencia a 28 de mayo del 2014.

PD. Mis temores son que tal vez en el San Pedro de Alcántara no estén muy seguros  de la intervención quirúrgica, por lo que solicito sea derivado a otro centro”

El informe médico que el radiólogo realiza en noviembre de 2011 al TC torácico abdominal con contraste de Tomás Montes  indica  que el paciente padece dilatación aneurística de aorta abdominal a nivel infrarrenal. Señala que se aprecia una “importante dilatación aneurismática a nivel de aorta abdominal de localización infrarrenal de aproximadamente hasta 5,2 cm de diámetro transversal y antero-posterior y de 9 cm den sentido longitudinal hasta la bifurcación en ilíacas, con luz permeable visible  de hasta 3,5 cm y trombo mural hasta 2 cm. Estenosis superior al 70% de arteria renal izquierda en su inicio, en un segmento aproximado de 13 mm”,  a lo que se suma la afirmación de que el paciente padece además  importantes signos de enfisema centrolobulillar a nivel de parénquima pulmonar.

 

 

 

 

2 pensamientos en “Cómo vivir cuatro años con una bomba de relojería en el cuerpo

  1. Pingback: Cómo vivir cuatro años con una bomba de relojería en el cuerpo | El blog de ASO

  2. pues vivo con la incertidumbre que hoy puede ser mi ultimo día y aunque no tengo miedo a la muerte pues Los hombres que “viven” no se mueren nunca, se duermen de a ratos a ratos,por ello vivo el día a día y disfruto de todos los momentos, siempre pensando que puede ser mi ultimo momento, me refugio en la musica, en los seres queridos sobre todo en aquellos que de verdad me quieren

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s