(III) Insólitas estampas placentinas: Ya somos modernos

El antiguo ferrocarril se desmorona en el olvido

El antiguo ferrocarril se desmorona en el olvido

El antiguo ferrocarril Plasencia-Astorga se desmorona en el olvido de la memoria colectiva y solo sirve, desde su cierre, (diciembre de 1983) para ser objeto de reivindicación oportunista o de crítica política. Entre tanto, las trincheras del viejo camino de hierro se derrumban, la maleza invade el espacio de la línea férrea sobre la que solo pasean algunos senderistas, desaparecido el eco de los viejos trenes que la surcaron por los abruptos riberos del Jerte.

Túnel F.C. Plasencia Astorga

Renfe la clausuró y la muerte definitiva la acecha bajo promesas políticas a 10 años vista, con el cada vez más difuminado recuerdo entre los placentinos y la comarca de la existencia de esta vía que, de cuando en vez, retorna a la actividad, con amenazadoras noticias del desmantelamiento final.

Mientras, los polticios debaten si vendrán los galgos de la recuperación como ferrocarril o los podencos de una turística vía verde  que dé la solución final al dilema. O la nada. La fotografía remitida al Blog de ASO, a más de ilustrar sobre el estado de la vía en el tramo hacia el sorprendente  puente sobre el Jerte, transmite sensaciones de olvido, abandono, añoranza y melancolía de un pasado, en este caso, mejor. Es el sino del decimonónico camino de hierro no modernizado a tiempo en el XX.

La modernidad está aquí

Palacio de Congresos de Plasencia

Esta imagen, remitida también al Blog de ASO, capta la belleza del diseño del  edificio del palacio de congresos de Plasencia. Lo traslúcido de su acabado, el difuso esplendor que proyecta,  la llamativa forma y diseño, su irreal apariencia -como varado sobre  los canchos del los berrocales,- asomado al abismo del Jerte, no dejan duda de que la arquitectura más contemporánea se ha  instalado en la ciudad. O viceversa.

Con una inversión superior a los 18 millones de euros, es parte de la herencia que Rodríguez Ibarra, Elia Maria Banco y Fernández Vara (PSOE) dejan a la capital del Jerte. Una apuesta por hacer de Plasencia ‘una-ciudad-de-congresos’ que le toca rematar, poner en marcha y gestionar al PP, por aquello de la alternancia democrática. El reto no es fácil, el mantenimiento no será barato y habrá que ingeniárselas para dotarle de actividad y contenido. Antes de que acabe como un bello cascarón de diseño cerrado que fotografiar. Más allá de ser el mascarón de proa de la modernidad arquitectónica en Plasencia, aunque no lo parezca, lo más difícil (el edificio) no está hecho. Capitalizar la inversión económica y socialmente será el verdadero logro.

Palacio de Congresos

Plasencia monumental podría  titularse esta serie de fotos si no fuera por los vertidos que afean la perspectiva de algunos de los más emblemáticas panorámicas que ofrece la ciudad desde el entorno dela N-630. Tenemos suerte de que el grueso del tráfico nacional pase ahora alejado por la Autovía. No se llevarían una buena imagen.

Basuras en la N-630

Vista monumental

Un pensamiento en “(III) Insólitas estampas placentinas: Ya somos modernos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s