(II) Insólitas estampas placentinas

Vehículo Obras

Lo juro, fue pura casualidad. Pero pasé esta mañana por la calle del Rey y frente al la puerta del ayuntamiento, en pleno día de del martes en la Plaza Mayor y… zas!, otro vehículo municipal mal estacionado.

No solo en lugar indebido sino en vía peatonal , a la hora en que está prohíbo el acceso al centro y ya ni cuento, el aparcamiento. A lo mejor  fue para arreglar una urgencia en la casa consistorial porque el vehículo está adscrito a la Brigada Municipal de Obras, que ya es mala suerte dar con dos coches de la misma aparcados donde quieren en una semana. Será cosa del destino.

Ciudad acogedora

Ciudad acogedora

Dice el lema de Plasencia, a la que me gusta llamar ‘La Muy’, que es ciudad muy leal muy noble y muy benéfica. Y yo apostillo, muy acogedora.  No lo es por lo que digan los visitantes de lo atentos que somos los placentinos cuando preguntan por algún lugar, que mira que damos explicaciones, sino porque todo el mundo encuentra su lugar en ella. La foto ilustra el precario refugio-vivienda-sin techo de  un residente que desde hace tiempo eligió  la trasera, sin rematar, del parking de la Puerta Talavera (calle San Marcos, frente a Saneamientos Sequeira) como hogar en el que dormir o descansar de día o de noche, según lo pida el cuerpo. Ya es un conocido del barrio e ignoro si está censado y ejerce su derecho a voto. Lo que sí es seguro es que esta pernoctación (horrible palabra) no figura en las estadísticas oficiales.

Urbanismo paranormal

Urbanismo paranormal

Podía titularse ‘fenómeno urbanístico paranormal en la Ronda del Salvador’. A la altura de la tapia del patio del colegio San José, se divisa( si se tiene el ojo de verlo) un fenómeno urbanístico que  se da con alguna  frecuencia en la ciudad. El crecimiento de extraños cuerpos que sobresalen sobre la uniformidad relativa del  ‘skyline’ de una barrio concreto. A primer golpe de vista pensé que el de este caso erala gran chimenea de algún edificio, pero a medida que se avanza el misterio del cuerpo extraño se aclaró. Es la planta  de más (de alta) de un edificio de la calle La Cerca. Curioso es como surgen estas formaciones no espontáneas en la ciudad….

Aquapark Los Arcos

Aquapark Los Arcos

Luego deja de llover y a los que mandan en el Ayuntamiento se les olvidan estos charcos, porque como ya no hay agua, dejan de existir. Pero la cosa es evitar que con cada nuevas lluvias el parque de los Arcos se convierta en  un aquapark solo apto para katiuskas  y evitar charcas como la que se forma justo en la salida de la rampa para personas con movilidad reducida. Lo positivo del caso es que permite hacer fotos creativas  por la noche con el reflejo del acueducto sobre el espejo del agua. Charcos como este pueden dar para criar ranas. Aunque ese sea el nombre popular que se da hoy al parque de la Cruz. Debajo del cual debería estar uno de los parkings verdaderos del centro. Pero ese es otro cantar.

(Alguna de las fotos de este post san sido enviadas por lectores  del ‘Blog de ASO’  a gilveton@Hotmail.com, a donde podéis pasarlas si os interesa denunciar o criticar algo, del Ayuntamiento o no).

Un pensamiento en “(II) Insólitas estampas placentinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s