¿Gobernados a remolque de Cáceres?

Plaza Mayor. Plasencia

Será pura casualidad pero Pizarro da ahora el sí al cerramiento no permanente de las terrazas de la Plaza, un día después de que Cáceres apruebe su borrador de ordenanza que las admite y regula. Hasta la fecha, el regidor placentino se había negado pese a la insistencia de los hosteleros de la Plaza Mayor.

Estos tuvieron que desmontar los toldos que  habían pagado y adaptar el mobiliario y sombrillas de sus locales a las exigencias del gobierno local, sin  ser resarcidos de los gastos. Los empresarios miran por sus negocios y  el alcalde por la estética, que siempre le ha preocupado mucho. La de la Plaza Mayor incluida. Con cerramiento provisionales o sin ellos, el recinto seguirá siendo el que es. No creo que gane, ni pierda mucho.

Con la idea fija de que Plasencia siga siendo aspirante a Patrimonio de la Humanidad en el futuro, el regidor placetino ha dado, ¿malgré lui?, el paso de atender la petición de los hosteleros justo después de que Cáceres regule los cerramientos de las terrazas de su monumental plaza. Está bien tener siempre un espejo en el que mirarse. Y más si es cercano.

Plaza de la Catedral. Viseu

Catedral, plaza y aparcamientos en Viseu

Aunque hay otras urbes Patrimonio de la Humanidad, no muy lejanas, -como Viseu- que tienen el centro histórico abierto  al tráfico, un sólido comercio tradicional (no la ficción de franquicias, que no cierran ni aunque pierdan, por sistema)  y acceso libre hasta el cogollo monumental de la Plaza de la Catedral, con posibilidad de estacionar en ella los fines de semana para los cultos. Ya sabemos de la religiosidad de nuestros vecinos lusos.

La Misericordia, en Viseu, está frente a la Catedral.

La Misericordia, en Viseu, está frente a la Catedral.

Aquí, en cambio, para llegar a una boda o a un entierro en coche (un uso más social que religioso)  a los templos del centro, si no se tiene el pase de residente, hay que hacerlo en taxi, ser los novios o ir el vehículo fúnebre

Se puede aprender de todo. Y estar abierto al momento en que se vive.Igual que el cerramiento de las terrazas  ayudará a paliar a los hosteleros  el peso de la Ley Antitabaco, de la crisis y la falta de ingresos por la supresión de aparcamientos y marcha de juzgados, no hay que olvidarse del presente.

Y si es preciso, reconsiderar si una pequeña ciudad provinciana con aspiraciones (de ser Patrimonio Mundial de la Unesco, entre otras) y sus empresarios y residentes del centro pueden permitirse que se cierre a base de cámara  y multas el acceso al casco intramuros.

O, incluso, replantearse si la doctrina que inspiró el PGOU redactado en el 93 -que apostó por una progresiva peatonalización y cierre del tráfico para una localidad  que no despega de las 40.000 almas-  sigue vigente o necesita ser revisada porque los tiempos cambian. Saber adaptarse a ellos es también gobernar. Al margen de lo que hagan en Cáceres.

2 pensamientos en “¿Gobernados a remolque de Cáceres?

  1. Pingback: ¿Gobernados a remolque de Cáceres? | El blog de ASO

  2. Pues ha sido nuestro sino, amigo ASO, desde hace tiempo. Nuestros políticos han preferido llevarse muy bien con el poder provincial a costa de asumir nuestro papel de segundones. Mal nos ha ido así. Pero parece que la servidumbre partidista o la disciplina de otrora han sido norma de nuestros representante para el oprobio placentino. Con todo no me extraña que esperemos a que los modismos capitalinos nos permitan realizar hasta los cambios de fachada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s